desde “mamá, soy distinto a los demás” a “deme dos tamales de amor”

ayer veía los últimos capítulos de una serie harto pretenciosa que sólo me pone de mal humor: uno de los protagonistas le arranca la lengua a un enemigo suyo con los dientes. más tarde, ufanándose de ese acto, dice: “sabía a pollo”. Inmediatamente me di cuenta de que ese era uno de mis días de intolerante (7 de cada 8 )

respeto mucho los lugares comunes, pero no tolero que cada vez que hay que describir un sabor desconocido, el guionista gringo lo describe como “sabe como a pollo”. Así que no se moleste en comer nada nuevo porque, desde las ancas de rana, la coralillo o los sesos de chango de catemaco, todo sabe a pollo. quizás porque la receta secreta del coronel Sanders, el sabor más exótico de la comida rápida.

-¿qué es eso, papá?

-es el estómago de un cordero relleno de arroz, cosido en forma de cartera y cocido lentamente en agua para que se haga un caldo que agarre todo el sabor ¿quieres probar?

-sabe a pollo ¿verdad, papá?

En ese momento, alguien pierde el apellido.

en la escuela donde estudié el último año de primaria nos daban de comer, sí, me quedó un trauma perpetuo: cada vez que alcanzo a oler la grasa requemada de ciertos chagarritos de comida corrida, vomito o regreso en el tiempo a esas épocas salvajes de la preciosa escuela que era 1/3 activa. El director era poco menos que un dictador: enano, de pelo largo y bigote charro que, al lanzar su mirada de psicópata hacía que todos comiéramos sin repelar mucho por el sabor. No estoy de acuerdo con sus métodos, pero después de convivir con niños que no pueden comer cualquier cosa que no aparezca en un anuncio de televisión, comprendo que se ahorrara una larga negociación:

-ándale, pruébalo tantito

-no me gustaaaaa

-pero si ni lo has probado

-no quieeeeero

-sólo un poquito y te vas a jugar

-nooooo

esas negociaciones, que muchas veces terminan en “pónle catsup” (claro, pinche salsa que mata cualquier sabor que pudiera haber tenido el platillo) son las que hacen que el niño falto de atención gane su batallita, le hagan caso tooodos los presentes y que su paladar se estanque en el sabor a azúcar y jitomate

…paréntesis…

( ¿será que las actitudes anti-cierto tipo de comida son berrietas de los niños-adultos que buscan un poco de atención cada vez que uno va a la mesa con ellos?

-hola,

-hola, soy virgen

-ah, mira no me interesa coger contigo, en realidad estamos sentados alrededor de esta mesa de la sala de un amigo en común para charlar de cosas en las que tengamos cierto interés y me expongas tu punto de vista y yo te de el mío ¿estamos?

-sí, bueno.

-ahora, si es muy importante para ti tu nula vida sexual, charlemos.

-sí, es importante

-ajá, para mi también y a mi me gusta.

-yo creo que es inmoral

-que bueno, yo no

-y creo que deberías dejar de…

-yo creo que no. no me evangelices.

-es que hay otras maneras de que…

cada quien que haga de su culo un papalote y si quieren hablar de ello, que se atengan a escuchar a quienes no comparten su punto de vista.

Bueno, a eso no iba esta entrada, me dejé llevar por los sentimientos que me provocan “los seres especiales” que tienen que gritar a los cuatro vientos (lugar común) que son diferentes. Porque hay quien cree algo, lo practica y no tiene la necesidad de escupirlo cada vez que puede. se los agradezco: siempre habrá una ensalada en mis comidas que estará tan rica como los mamíferos, pescados o aves que prepare. )

…fin de paréntesis…

El asunto es que el personaje de esta serie televisiva dice que la lengua del enemigo que arrancó de una mordida “sabe a pollo” pues no lo creo, de hecho infiero que se acerca más el sabor al del cerdo. puede ser que el asunto genético (que se parecen en noventaytantos porciento a nuestro adn, bla, bla) tenga algo que ver, pero, calma ¿quién sabe a qué sabe?

la mujer que mató a su marido e hizo dos ollas de tamales con sus restos: manteca y guisado salieron del difunto (en salsa verde, me parece que fue)

No sólo eso, también hubo quienes para desaparecer a sus víctimas, los hicieron tacos de carnitas, no sé si con chicharrón y todo, pero de que había algo que daban como nana, buche o maciza, sí.

a lo que voy, pues, es a que, usaron la carne humana para hacer tamales (emulando al pollo) y carnitas (emulando al cerdo) pensando, claro, que los clientes no notarían la diferencia entre una carne y otra. ¿será que alguien de paladar refinado descubrió el famoso “gato por liebre”?

ahora, los sesos de chango que vendían en catemaco, no sabían ni a sesos de vaca, ni de cerdo. era un sabor muy distinto.

y eso de que sabe a pollo… que facilismo!

( si alguien cree en el karma, sépase que los changos casi hunden la lancha en la que hice el recorrido por el mismo lago y, si alguien cree más profundamente en el karma, sepan que, cuando le pregunté a google en qué iba a reencarnar, me dijo que en una haburguesa con queso o en una uña del dedo gordo de un pie. ni modo o, como dice el refrán, el que mata a balazos no muere a sombrerazos  )

…como el pato no sabe a lo mismo que el pichón o el pollo o el pavo, no creo que el chango sepa a humano y menos aún, a pollo.

Anuncios

20 comentarios to “desde “mamá, soy distinto a los demás” a “deme dos tamales de amor””

  1. Maria Luz Says:

    Si creo más bien que es el pollo el que sabe a “humano”……me imagino al pollo diciendo…aay nooo esto sabe a humano…aunque frito y a la naranja…con un arroz o tallarines….te chupas los dedos, tambien todo con una buena salsa sabe bien….¡por que sabe a salsa!

  2. jajaja, claaaro, la salsa, la salsa
    ¿qué le irá mejor? ¿madera? ¿chimichurri? ¿bechamel?

  3. La persona indicada para disipar las dudas sobre el sabor de la lengua humana, sería Hanibal Lecter.
    Ahora bien, creo que hay gente más insípida que otra.
    Yo en lo personal desconfío por principio de la gente que no come carne, o que no come carne de cerdo, o que come bistec con catsup, o que come papas fritas sin catsup, o que no come…bueno en general desconfío de la gente. Ya ni hablemos de la gente que no tiene sexo y piensa que eso de alguna manera es “mejor” o admirable.
    Y por cierto…¿los wafles?

  4. todavía no sé hacer los de fresa, pero sigo investigando, no desconfíes

  5. Empiezo diciendo que me has revindicado. Yo que sentía culpa secreta por pasar tanto tiempo en Packrat, ahora sé que mi intuición realmente esperaba encontrar -sí, amigos con jackpot- pero además un blog que me hiciera regresar. ¿Quién podría resistir leer a alguien que firma “catemacostallion”?
    De acuerdo. Aquellos que son “diferentes”, no lo dicen y mucho menos incluyen en su presentación primera. Todos nos sentimos diferentes, ¿no? Y finalmente, cuando nos damos la oportunidad, descubrimos que somos maravillosamente coincidentes…al menos en algo.
    Los que a mí me exaltan la intolerancia son los que se dicen ateos. Y no hablo de los convencidos, de quienes han llegado a concluír que lo son por angas o mangas. Sino de aquellos que creen que por serlo, son misteriosos, interesantes o de entrada tienen un “plus”.
    Así como la vírgen de tu relato:
    -Hola. Soy ateo, revolucionario, me gusta Sabina y tengo iphone.
    Esos cuatro elementos parecen ir juntos.
    Nota personal: sí me gusta Sabina.

    Sobre gastronomía. Después opino, porque tampoco se trata de colgarme de tu blog para empezar el mío :o)

    En fin…que gracias. En verdad he disfrutado mucho de tu manera de escribir. De alguna manera logras que me quede pensando en lo que dices…¡y más! que esté de acuerdo contigo.

  6. También me imagino que depende de donde sea el hombre, es el sabor. Por ejemplo: los indios han de saber a curry, los árabes a especies, los gringos a grasa, los mexicanos a chile y los vegetarianos sabemos aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa… órale, Pepsi Retro.

  7. brenda ligia Says:

    …creo que asi como la catsup… se deberia de añadir el LIMON tan socorrido en las comidas mexicanas….o la salsa valentina…que ultimamente aplica para todo

  8. dos tamales de amor…. eso lo he escuchado antes. Guanajuato circa 1991?

  9. Ruy Rojas Says:

    Pues si siempre es la salida facil decir sabe a pollo, por un lado porque asi igual y se animan a probar algo distinto, y por otro por que imaginate si al describir el sabor de una iguana dices bueno es que sabe como a lagarto, con un poco de serpiente o yo que se, creo que no lo habia pensado antes, pero describir un sabor no es nada facil, siempre acaba uno diciendo sabe a tal, a ver como describiras el sabor de los sesos de mono de Catemaco? aver aver?

  10. “cada quien que haga de su culo un papalote” Jajajajajajajajajajajaajajajajajajaja lo siento Dan, pero si el sabor de la lengua que arranca Pullo generó esta frase, vale la pena tu descontento con los escritores de la serie (bueno, asumo que estás hablando de Roma, aunque puedo estar equivocado).
    En mi caso, no es algo que le daría cinco vueltas (ni una, creo yo)… imagínate que se pusiera a describir las sutilezas del sabor de la carne que mezcladas con la sangre que la acompañaba daban un no sé qué que no sé cuanto, pues el programa me hubiera matado de hueva. Con el hecho que digan que sabe a pollo, a mi lo que me dice es que sabe como cualquier otra carne (sé que es específico el sabor a pollo, pero creo que es tan buena manera de responder como si hubiera dicho que sabía a jabalí).

  11. Dulce, que bueno que te gusta este sitio lleno de intolerancia. Sí, eso de andar por el mundo ventilando cuán “distinto” es uno es precisamente la molestia de esta entrada. Me encantaría que hablaras de gastronomía, a mi me encanta el tema y ya daré pie para que abundes en él. Gracias, espero que te siga gustando “lo feo se pega”.

    Volován, creo que, como dice Brenda, el mexicano sabría más a limón y a glutamato monosódico y el vegetariano a… ¿quién sabe? pero sin duda sería la opción más sana, jajaja

    Brenda, es verdad, el limón es otro ingrediente muy socorrido y que también le mata el sabor las cosas. la verdad es que no entiendo por qué se empeñana en descomponer los sabores.

    Tío, sí, precisamente de ahí saqué el título, de esa preciosa declaración de amor.

    Ruy, exacto, tan difícil describir un sabor como un color, pero para comparar puedes echar mano de las texturas (champiñones, nopales, por ejemplo) si tiene un sabor fuerte o no; si tiene un dejo amargo, dulce o agrio; es cosa de echarle un poquito de imaginación. No me acuerdo del sabor de los sesos de mono, pero seguro que podría evitar el “sabe a pollo”

    Santiago, no te quivocas, es exactamente de lo que hablaba. No es que se haya puesto a descriibir el sabor, pero, además de que se sale de personaje, creo que hubieran podido salirse de esas muletillas (¿cuántas veces no recrean la escena donde don corleone le dice a su chamaco que no lo contradiga en público?) yo creo que “sabe a jabalí” lo hubiera puesto más en personaje, aunque hubiera saltado en nosotros la referencia a ásterix, je.

  12. Ruy Rojas Says:

    jejeje es verdad, el sabe a jabali hubiera estado mejor, y si hubiera hecho referencia a Asterix, pero esta bien es Asterix es contemporaneo a Julio

  13. pues sí, pero se nota que estos personajes quisieron alejarse todo lo que pudieron de esa referencia obligatoria. malditos

  14. ¿De qué se trataba este post? Porque cuando leí “tamales con salsa verde” y “carnitas” mi nostalgia y antojo se dispararon de inmediato y ahora termino de leerte con los ojos nublados y la lengua de fuera…

    Abrazos hambrientos para ti.

  15. no sé de qu´iba este post, pero ahora que llegamos a que si el humano sabe a… viene la siguente entrada!!

  16. Pues no creo que todo humano sepa igual…o “a pollo” :o) Las abuelitas deben saber a sopa de fideo; la mayoría al menos. Algunos niños lindos a chocolate…otros no tan lindos a ese sabor artificial de caramelo de sandía. ¿A qué sabrán ustedes? Sospecho que yo sabría a canela o vainilla…

  17. Y bueno, a todo esto… qué te pareció el final de la serie?
    A mi me impresionó mucho ver a Marco Antonio caer tan bajo…

  18. he escuchado que el sabor de la carne humana es parecido al de la carne de cerdo.

  19. Que buena idea preguntarle a Google en que voy a reencarnar. Pero no es tan fácil pero encontré buenas sorpresas. Hice lo propio “En que voy a reencarnar” apreté, obviamente, el botón “Voy a tener suerte” y como resultado, me cachis, salió una página en catalán con un Reencarnòmetre. http://www.elforat.net/generadors/reencarnometre/
    Al principio desconfíe plenamente de esta herramienta. Pero mmm pasó el tiempo, llegó mi novia, mejoró mi animo, y pensé bueno vamos a tratar oh sorpresa, según el reencarnómetro, en vidas pasadas fui:

    1485 d.C. Doctor
    862 d.C. Cultivador de te
    212 d.C. Dobermann
    377 a.C. Vigilant de la necròpolis

    Y tengo una novia que fue palma datilera, águila real y ballena.

  20. Tambien me caga eso del pollo. Y da mas coraje sabiendo que al pollo pollo no se refieren. Se refieren al pollo al que le pusieron mantequilla al asarlo y luego le aventaron pimienta arriba. O al pollo de los tamales, o al sabor que da el tomate y la cebolla a la tinga.
    Es por eso que le echan al arroz blanco capsut? Para qué les sepa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: